23 enero 2010

¿Energía nuclear?


Ayer tuve la oprtunidad de asistir a un debate acerca de la energía nuclear. Dicho debate fue organizado por Izquierda Unida y Los Verdes en el centro sociocultral de L' Eliana. Para hablar de las ventajas e inconvenientes que supone esta forma de obtención de energía asistieron dos personas, Juan José Gomez Cadenas (autor del libro "El ecologista nuclear") y Pep de la Rubia (Responsable de Residuos de Ecologistas en Acción del País Valenciano).

Resultó muy interesante conocer las dos opiniones  que nos mostraron. Como es de suponer, la mayoría de los asistentes mostraron un NO rotundo al hecho de que sigan funcionando este tipo de centrales, por lo que hubo ciertos momentos de "tensión". Es cierto que teóricamente se tomasn muchas medidas de seguridad respecto a las centrales nucleres y los residuos rediactivos que generan, pero parece ser que a la hora de llevar esa teoría a la práctica, se dejan cosas por el camino. 

Se mostraron cifras y datos a favor de la energía nuclear y nos enseñaron un estudio que relacionaba la calidad de vida de las personas y el consumo energético. Este estudio nos decía que la felicidad en las personas aumentaba en base a su consumo energético, y yo me pregunto ¿Necesitamos derrochar tanta energía para ser felices? Nos comentaba Juanjo que se prevé que  en los próximos 50 años haya un grave aunmento de la población mundial, por tanto habrá una gran demanda energética.



Mi conclusión es la siguiente: Nos estamos cargando el planeta, vamos a hacer overbooking. Los políticos y las grandes empresas quieren sacar el mayor beneficio y, a poder ser a corto plazo, por lo que realmente no se invierte en energías renovables ya que es una gran inversión y los benecifios suelen llegar a largo plazo. 
habrá mayor demanda energética y menor oferta. Pero bueno, de todas formas no pasa nada, esto a la gente no le preocupa. Lo que realmente le interesa a la gente es si Belén Esteban en noche vieja lleva un vestido o unos vaqueros y si Cristiano Ronaldo podrá jugar el partido de esta noche.

Si alguien tiene alguna duda sobre los efectos de la radioactividad, que les pregunten a las miles de personas que sufrieron el "accidente" de Chérnobil, la madrugada del 26 de abril del 1986.





Por mi parte, solo deciros que: 

¡Nuclear NO! Gracias.


8 comentarios:

Jorge dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Jorge dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Maite Fernández dijo...

Me gustaría preguntarle a Jorge si estaría dispuesto a tener una central nuclear en su municipio o en uno próximo, o bien un cementerio de residuos nucleares.
Está claro que no renunciamos a poder consumir tanta energía eléctrica como deseemos, pero yo me pregunto: ¿la única vía para asegurar el consumo eléctrico es la energía nuclear?

Jorge dijo...

¿Vivirías al lado de una industria química? ¿Votarías que sí a una incineradora de residuos en tu pueblo cuando puede estar más lejos? ¿Dirías que sí a la colocación de una cárcel de máxima seguridad en tu municipio? ¿Te encantaría tener un centro de drogodependientes donde se repartiera metadona en tu barrio? ¿Utilizas el móvil y sin embargo protestarías si pusieran una antena en tu casa?
Al parecer, todo eso lo consideramos necesario, pero no queremos verlo cerca. ¡Que lo tengan otros…!
Y si hablamos de peligrosidad, ¿subirás a un avión o cogerías un coche?
¿Por qué no confiamos en los físicos e ingenieros, etc cuando de energía nuclear se trata y sí cuando se habla de industria alimentaria, farmaceutica, química…?
Asumes que no renuncias a consumir energía. ¡Que dejen de consumir otros…!
¿Piensas que es una tontería lo del “cambio climático”?
El ideal sería que el 100% de la energía fuera renovable, ¡Qué mas quisiéramos! Pero hay que ser realistas y estamos muy lejos. Mientras tanto lancemos y devolvamos el CO2 a la atmósfera que la naturaleza fue capaz de absorber en millones de años de fotosíntesis en unas cuantas décadas, “que no nos matará de repente”.
¿Se te ocurre o alguien propone otra solución?

Anónimo dijo...

buena noticia. Ha sido muy bueno leer esto me ha interesado mucho.

Arturo dijo...

Hay cosas de las que usted comenta que me parecen razonables, pero creo que tanto las formas en las que las dice como cierto contenido resulta inapropiado. Este es un blog de un grupo de gestión medioambiental en el que participan profesore y sobretodo alumnos de dicho grupo. Aqui venimos a dar nuestras opiniones y a ofrecer información acerca de nuestrs actividades y de noticias relevantes de temas medio-ambientales. No considero apropiado que usted venga aqui, y ademas de poner en cuestión nuestras opiniones, que pueden gustarle más o menos, no puede venir y hacernos comparaciones con partidos políticos y hacer un debate que en cirto modo resulta fuera de contexto. Nosotros somos un gupo libre, sin ánimo de lucro y no pertenecemos a ningún partido político.
Me parece genial que si usted quiere hacer alguna crítica constructiva que la haga, pero considero que las formas con las que hace los comentarios son inapropiados. Es cierto y reconozco que me puedo haber equivocado debido a un malentendido en el tema de la felicidad y la gráfica, pero me he tomado la molestia de asistir a un debate, un viernes por la tarde (mientras toda la gente de mi edad está de fiesta) y despues del debate, he venido a mi casa y con mi tiempo he escrito una entrada en NUESTRO blog para transmitir MI PROPIA opinión acerca de dicho debate.
Por lo que le si alguna vez quiere hacer algun comentario, mire de que modo y con que formas lo hace, por que al fin y al cabo solo he dado mi opinión y no he tratado de transgiversar nada, solo que como humano, me puedo equivocar.

Jorge dijo...

Ruego me disculpes si te ha molestado mi intervención. Tienes toda la razón en lo que dices sobre la política, pero por desgracia se asocia éste tema con otras ideas y no tiene ningún sentido. Desde luego no era mi intención molestarte ni introducir ideas ni partidos, ya que, y si lo piensas bien, estaría tirando piedras sobre mi tejado. Por ello he decidido borrar mi primera intervención. En cuanto a las formas, lo he leído y vuelto a releer y puede parecer crispado, pero no es así. Si fuera así no estaría donde estoy, ya que estaría “tirándome de los pelos” con los de mi alrededor. Intenta leerlo con un tono normal, de charlar, e igual te da otra impresión.
Apareció este blog por casualidad, buscando los títulos de los libros a los que hizo referencia Juan José Gómez y me decidí a intervenir. Imagino que sé quien eras en el debate y desde luego te digo “olé” por estar ahí cuando podías estar haciendo otras cosas. El hecho de estar allí indica que quieres informarte para opinar, cosa que no hacen la mayor parte de personas “adultas”.
Solo decirte que te cuestiones “todas” las cosas sin quedarte en lo superficial, que llegues a tus propias conclusiones y desarrolles tu espíritu crítico y no creas por creer o por que te lo digan.
En mi opinión, y repito, en la mía, en el tema del ecologismo existen muchos dogmas erróneos que nada tienen que ver con la ciencia, y que al ser un tema “de moda” y “que vende”, hace que aparezcan muchos productos ecológicos que no lo son (coches eléctricos, biocombustibles, calefacciones, etc).
Mi idea? Una de las claves, el ahorro. Y por supuesto, SI a las nucleares hasta que exista otra solución. Porque ni un gramo de CO2 a la atmósfera que se pueda evitar.

Gracias por todo.Un saludo y que os vaya bien.

Maite Fernández dijo...

Me parece extraño que Jorge comente que no ha escrito su comentario inicial con acritud y lo haya eliminado, cuando nosotros no lo hemos vetado en ningún momento. La idea de nuestro Blog es que todo el mundo pueda participar y lo único que podríamos eliminar son comentarios que puedan insultar o herir los sentimientos de alguien. El hecho de que nuestros alumnos tengan la posibilidad de recibir opiniones diferentes sobre un mismo tema es enriquecedor siempre que estén contrastadas.

Por otro lado, tengo que recordaros que mucha gente se apoya en la palabra ciencia y justifica teorías tan discutibles como la del diseño inteligente. Lo que todos deberíamos intentar es crearnos una opinión después de leer y escuchar muchas versiones e interpretaciones de un mismo hecho y darle la credibilidad que merecen en función de la procedencia de las mismas. Desde luego, siempre deberíamos poder cambiar de opinión si los datos objetivos cambiasen que es una de las máximas de la ciencia. También deberíamos tener en cuenta los intereses económicos que a veces pueden dirigir corientes de opinión o al menos intentarlo.